Aprendiendo italiano en Florencia – Centro Machiavelli

¿Te imaginas ganar una beca de dos semanas para aprender un idioma en una de las ciudades mas bellas del mundo? Bueno, así comienza esta historia.

El Centro Machiavelli ofreció, con motivo de los primeros mil seguidores en su página de Facebook, algunas becas para realizar un curso de italiano. Y para no faltar a nuestra cita con la suerte, fuimos dos de los afortunados en poder disfrutar dos semanas de curso intensivo en la ciudad de los Medicis.

Florencia

Nuestra situación con la lengua italiana era particular, Eva ya contaba con un nivel bastante aceptable  adquirido años atrás en esa misma escuela, aunque ella siempre dirá que su nivel no era tan bueno, mientras que yo estaba hecho una maquina, gracias a Venezia, la famosa canción de los Hombres G y mi fugaz experiencia en Malta como cameriere en La Buona Trattoria del Nonno. 

Resumiendo, que yo conocía un par de palabras y unas cuantas groserías, lo suficiente para lanzarme a la nueva aventura.

Llegamos a Florencia el domingo previo al inicio de las clases, e inmediatamente nos dirigimos a la habitación que gestionamos con la escuela.

Nuestra estancia en Florencia no podía comenzar mejor: estábamos hospedados en el barrio de Oltrarno, en Via dei Serragli, a cinco minutos de la Piazza Santo Spirito, famosa por la basílica del mismo nombre y en donde se ubican las instalaciones del Centro Machiavelli.

También estábamos cerca de Palazzo Pitti y Porta Romana y a menos de diez minutos del Ponte Vecchio.

Piazza Santo Spirito

El lunes, después de formalizar la matricula y comprobar nuestro nivel de italiano, los responsables del Centro Machiavelli procedieron a ubicarnos en el nivel más adecuado de acuerdo a nuestros conocimientos del idioma. Podrán imaginarse a qué nivel fuimos enviados, Eva al nivel más avanzado, mientras que a mí me ubicaron en el segundo nivel más bajo.

Yo no podía sentirme más perdido y prueba de ello fue la primera frase que pronuncié al entrar a la clase:  Good morning!. Lo sé, my English is brilliant, pero era evidente que tenía mucho trabajo por hacer esas dos semanas para conseguir ponerme al día con los temas de la clase.

Estudiar italiano en Florencia

Un día normal de clases se dividía en dos sesiones, la primera enfocada a la parte gramatical, mientras que la segunda estaba enfocada a conversaciones, las cuales eran bastante interactivas y permitían irnos conociendo mas con nuestros compañeros y fue así como conocí a Tomonori de Japón, Sinue de China, Theresa de Alemania, Maryse de Canada y muchos otros más.

El Centro Machiavelli, además de las clases, ofrece actividades culturales complementarias y gratuitas, que permiten a los estudiantes un espacio adicional para practicar el italiano, mientras se conoce algo de la amplia gama cultural que ofrece Florencia.

En nuestro caso visitamos con Rima – colaboradora del Centro Machiavelli – el barrio de Santa Croce, en donde además de la Basílica y la Piazza del mismo nombre, existen encantadores rincones artesanales como la Scuola del Cuoio y los Talleres de Mosaico Fiorentino.

Scuola del Cuoio Firenze

Mientras los de mi clase intentábamos comprender mejor el passato prossimo, Eva y los de su clase organizaban una salida para todos a La Dolce Vita, un bar cercano.

La idea tuvo una buena acogida y bajo la coordinación de Cristiano -uno de los profesores del Centro Machiavelli – nos reunimos en la Dolce Vita cerca de 20 personas; fue un espacio para conocernos mejor y practicar nuestros avances en el idioma.

Foto: Alicia Pérez

En Dolce Vita conocimos l’aperitivo italiano, una especie de happy hour donde por el consumo de una bebida puedes comer lo que quieras de una barra de aperitivos, normalmente pasta, quesos, ensaladas, y en este caso algo de entrantes japoneses que no sabría recordar sus nombres, pero que estaban muy buenos.

Aperitivo Dolce Vita

Nuestras clases continuaron y muy pronto fueron llegando a su final, dos semanas pasan muy rápido y lo último que queríamos era que terminaran. Las amistades que fueron surgiendo durante esos días eran otro aliciente para no querer finalizar esta experiencia, sin embargo, llegó el último día de clases y el staff del Centro Machiavelli organizó una pequeña despedida con todos sus estudiantes y trabajadores.

Hubo algunas cosas para picar, de nuestra parte llevamos un par de tortillas de patatas y junto a todos compartimos un espacio bastante emotivo de despedida, que para muchos de ellos era la despedida del 2013, para nosotros era el final de dos semanas que no olvidaremos.

La experiencia en Machiavelli fue algo que siempre recordaremos. Yo aprendí las bases de un idioma que me era desconocido, Eva lo profundizó, pero sin duda alguna lo mejor de esas dos semanas fue conocer esa gente maravillosa que nos cruzamos en nuestras clases y queremos que sea este el espacio para recordar y agradecer a quienes hicieron de esas dos semanas algo inolvidable: Tomonori, Ayako, Theresa, Megumi, Kazu, Alicia, Lina, Tomohiro, Sinue, Cristiano, Maryse, Junna, Kaora, Yuji, Gino, Benedeta y Helen.

Esperamos encontraos nuevamente en el camino.

9 Respuestas

  1. Seguramente no haya mejor ciudad para aprender italiano que aquella en la que, en cierto modo, nació de la mano de autores como Dante :-)

  2. Martina dice:

    Me ha gustado mucho el artículo! Estoy haciendo un curso de italiano en Barcelona, y me encantaría hacer una experiencia en Italia! Así pondría en práctica lo aprendido y seguro que aprendería mucho más. Me gusta Florencia y Roma, a ver si me decido y en unos meses me animo. Saludos!

  3. David dice:

    ¡Hola! Me ha interesado mucho encontrar esta crónica o reseña sobre vuestra experiencia en Centro Machiavelli, principalmente porque estoy a punto de irme a Florencia a estudiar italiano pero aún tengo mis dudas a la hora de decantarme por una u otra escuela.

    Llevo unos 3 años aprendiendo italiano, pero obviamente me falta todo aquello que puedes aprender únicamente en contacto con la gente de ahí, con lo cotidiano, y creo que es un buen momento para hacerlo.

    Leyendo esta entrada se me quitan todas las dudas, pero aún así me gustaría pediros consejo; he leído muchas cosas buenas del método, y como a mí tanto enseñar como aprender idiomas me encanta, pues me parece algo a tener muy en cuenta!

    Gracias por vuestra atención :)

    • Hola David,

      Nuestra experiencia fue muy buena y sin duda, recomendamos Machiavelli, ya no sólo por la enseñanza sino por la experiencia global que supuso para nosotros ¡qué grandes recuerdos! No obstante, si te diría que contactes con ellos para ver tu nivel antes de matricularte, así te aseguras de que tienen en ese momento un grupo del nivel que te interese. ¡Suerte y esperamos que disfrutes de la experiencia!

  4. Noelia dice:

    Hola!!! Tu artículo me ha convencido. En septiembre voy a ir a Florencia y estaba buscando algún curso intensivo (en este caso de arte, que también ofrece el centro). Mi problema, es que no se me da muy bien que digamos el inglés así que ya me estoy poniendo las pilas con el italiano (me será más fácil aprender de cero italiano que mejorar mi inglés jjjj). Si hay algo que tenga que tener en cuenta…

    • Hola Noelia! Haces muy bien, yo también comencé a estudiar italiano porque inglés no me gustaba demasiado. Me encanta y con un poco de esfuerzo se puede aprender mucho en un periodo breve. Te animaría a realizar algún curso antes de ir a Florencia para aprender lo básico (el artículo, verbos ser y haber, etc), de esa forma aprovecharás muchísimo más las clases y verás que avanzas más rápido al ir con una base y no tener que empezar de cero. Por lo demás, es una de las mejores experiencias que he tenido y te animo a que tú también lo disfrutes, siempre se lo decía a Oscar y al final él también quedó súper contento de la experiencia ¡si necesitas cualquier otra cosa, aquí estamos!

    • Vanessa dice:

      Buenas tardes me podrías dar información cuánto cuesta estudiar y aprender el italiano en ese lugar

  5. Qué bien suena esa estancia de dos semanas en la maravillosa Florencia. Conocí el aperitivo en Milán y Bologna y cenábamos siempre así, una buena costumbre. Me alegro que hayáis avanzado en vuestros conocimientos de italiano, si hubiese estado yo hubiese ido al nivel más básico, je je. Un besote!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.