Un día en Carcasona

Carcasona tiene magia. Es un lugar fantástico y una apuesta segura en fechas navideñas, donde además de visitar su ciudadela podrás disfrutar del mercado de navidad al otro lado del río Aude, en la Bastida Sant-Louise.

Escenario de alguna que otra película, la ciudadela domina desde lo alto. Esta ciudad, de orígen medieval, fue objeto de una polémica restauración en el siglo XIX. Hay quien dice que se restauró pensando exclusivamente en el turismo y que nada queda de su caracter medieval auténtico de la época.

Pero después de visitarla, solo puedo decir que es una maravilla pasear por sus callejuelas y disfrutar de un cassoulet en uno de sus restaurantes.

Aquí hay que callejear y disfrutar de cada rincón, seguro que no parás de hacer fotos. Podrás además visitar el castillo, hoy en día reconvertido en museo.

Otra parada obligada es la Basílica de Saint-Nazaire, antigua catedral de Carcasona de estilo románico y gótico.

Dentro de los muros es posible también visitar el museo de la Inquisición y el museo del’Ecole, visita interesante con niños, que disfrutarán viendo como era una escuela pública francesa e incluso tendrán la posibilidad de escribir a la antigua, con pluma y en pupitre.

Desde la muralla, una vista de la iglesia de San Gimer.

Lugares Patrimonio de la Humanidad en Carcasona

Carcasona cuenta con dos lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el Canal du Midi en 1996 y la Ciudad Medieval en 1997.

La Bastida Sant-Louise

Dejamos atrás la ciudad amurallada y cruzando el Puente Viejo llegamos a la Bastida Sant-Louise, organizada en cuadrícula y con la plaza Carnot como punto central.

El Museo de Bellas Artes de Carcasone, con pintura occidental de los siglos XVII al XIX y de entrada gratuita.

En la iglesia de San Vicente encontramos una exposición temporal de belenes del mundo. Merece la pena una visita, el interior es bastante interesante, al estilo gótico de Languedoc.

Por último, visita obligada en estas fechas es el mercado de navidad de Carcasone. Casetas de madera con regalos y dulces típicos navideños, luces de colores y una fantástica pista de patinaje sobre hielo.

Además, para completar la visita y en especial para los que también viajáis con niños, el Parque de Papá Noel. El ambiente perfecto para disfrutar de Santa, que seguro que este año también viene cargado de regalos.

Nos encantó visitar Carcasona. Nosotros lo hicimos como parte de una ruta navideña, aunque luego nos dimos cuenta que hubiera sido perfecto hacer noche en algún hotel céntrico de Carcasona, pero no nos quejamos, fue una ruta fantástica.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.