Segundo día: Au revoir Bruxelles, bonjour París!

Son las 07:45 de la mañana del 24 de diciembre del 2011 y Bruselas amanece con 2 grados centígrados, ¡menos mal que el hotel tiene una buena calefacción!

Una hora más tarde ya estamos listos para hacer el check out en el Eurostars Grand Place Hotel y nos dimos paso a los 15 minutos de camino que separa el Hotel hasta Gare de Bruxelles Nord Station.

Nuestro autobús tenía previsto partir a las 09:30 horas pero tuvo un retraso de media hora y no fue sino hasta las 10:00 que salimos rumbo a la ciudad de la Luz, ¡París nos esperaba!

El viaje fue muy tranquilo, sobre las 13:45 ya estábamos llegando a París, a la estación de autobuses Gare de Gallieni (estación del Metro Gallieni, línea 3). Compramos los billetes del metro y nos quedamos sorprendidos de como la gente entraba sin pagar, saltando los puestos de control sin la menor muestra de vergüenza o arrepentimiento: niños, niñas, hombres, mujeres, personas de avanzada edad, todo el que veía la oportunidad e incluso sin oportunidad se las ingeniaban para entrar al metro sin pagar.

Nosotros si lo hicimos, tomando dirección hacia Place de Clichy, donde se encuentra el Hotel Jean Gabriel, ubicado a pocos metros de la estación de metro y del Moulin Rouge, en pleno Montmartre.

Desde Place de Clichy caminamos un par de calles hasta llegar hotel: modesto, acogedor, económico, limpio, con excelente ubicación, cerca de estaciones de metro y paradas de buses, restaurantes, buena calefacción y una ducha muy buena, en definitiva un muy buen sitio, sin lujos e ideal para nuestra estancia.

Una vez instalados en el hotel y siendo cerca de las 16:00 salimos a caminar. Nuestros planes para este día consistían en dejarnos llevar por las calles parisinas.

Estando en Place de Clichy y teniendo como horizonte la Torre Eiffel comenzamos a caminar hacia el sur tomando la Rue d’Amsterdam, con tanta suerte que unas pocas calles abajo nos encontramos con el Fnac (Saint Lazare), así que teniendo en cuenta que aún no habíamos adquirido las entradas para el Parque temático de Disney Land Paris, quisimos comprobar si era verdad lo que habíamos leído por los foros. Y lo era, conseguimos entradas de un día para los dos parques a mitad del precio de lo que anunciaba la web del parque.

Muy cerca de allí encontramos Galeries Lafayette en dónde se ubican prestigiosas tiendas y que por si solas representan un atractivo punto de interés turístico de París. En nuestra búsqueda de la Torre Eiffel, descubrimos una ciudad repleta de atractivos y cada uno de ellos mas vistoso que el anterior, ahora el turno era de la impresionante «Église de La Madeleine» Iglesia de la Madeleine.
La Madeleine

La iglesia de la Madeleine no cuenta con una arquitectura típica de iglesia, al contrario parece más un templo romano. A medida que nos acercábamos más nos impactaba su estructura y sus imponentes columnas.
Napoleón Bonaparte tuvo gran influencia en la construcción de la Madeleine, tanto que su uso no era destinado a la Iglesia sino un templo a la Gloria del «Gran Ejercito» y así fue usado hasta la construcción del Arco del Triunfo.

La madeleine
La Rue Royale es una calle de poco mas de 200 metros y que a su extremos norte se ubica la Iglesia de la Madeleine y al extremo sur la Plaza de la Concordia. Las vistas desde esta calle son muy bonitas y mas aún cuando comienza a ocultarse el sol.

Dejando atrás la Madeleine nos acercamos al obelisco que se impone en el centro de la Place de la Concorde. Esta plaza en sus inicios fue construida en terrenos cedidos por el Rey Luis XV, durante los años 1757 a 1779.
En el centro de la plaza se erigió una estatua ecuestre del Rey y tomo de él su nombre, conociéndose como la Plaza Luis XV, nombre que perduro pocos años hasta que fue conocida como la Plaza de la Revolución, durante la Revolución Francesa en donde fue eliminada la estatua ecuestre del monarca y en su lugar fue puesta la guillotina.
Place de la Concorde

El obelisco de 23 metros de altura es el punto central de la place de la Concorde. El templo de Luxor en Egipto fue el sitio en el cual se ubicaba este obelisco, que a principios del siglo XIX fue donado por el Virrey de Egipto. Como es de imaginar, transportar el obelisco hasta París supuso una gran derroche de ingenio y recursos además del tiempo empleado (poco mas de 3 años) para llevar esto a cabo.

Vista de la torre eiffel

Al costado sur de la Place de la Concorde se encuentra el río Sena; al este encontramos el jardín des Tuileres, parque público que al atravesarlo nos comunica con el Museo del Louvre.

Mirando hacia el norte desde la Place de la Concorde se ubican dos imponentes edificaciones correspondientes a la sede del Ministerio de la Marina y el Hotel de Crillon del que se dice que es uno de los más antiguos y lujosos del mundo.

Así mismo, desde esta plaza nace la reconocida «Av. des Champs Élysées» Avenida de los Campos Eliseos que tiene en su punto opuesto en el Arco del triunfo.

DSC_0070

En la Place de la Concorde justo por el punto de acceso al jardín des Tuileres, se encuentra una atracción mecánica «la Roue de Paris» y algo mucho mas fascinante: los puestos de venta de crèpes y gofres, buenísimos.

DSC_0071
Comimos crêpês de jamón con queso y tambiéen de limón, recargamos baterías y continuamos el camino por la mundialmente conocida Avenida de los Campos Elíseos, la cual tiene entre sus múltiples atractivos el unir la Plaza de la Concordia por un lado y el Arco del Triunfo por el otro.

No pudo ser mejor la hora y la fecha para transitar los Campos Elíseos. Ya estaba oscureciendo y la iluminación navideña que adornaba los puestos del mercadillo, hacían que la fría noche parisina fuese mucho mas acogedora.

Caminando entre turistas y compradores de última hora y con el olor inconfundible de las castañas asadas, recorrimos durante más de una hora los 2,5 kilómetros de la Avenida de los Campos Elíseos disfrutando de las luces navideñas, de las majestuosas decoraciones de los comercios y por supuesto, dejandonos guiar hacia el imponente Arco del Triunfo.

Al llegar al Arco del Triunfo como buenos turistas comenzamos a buscar el mejor espacio para la respectiva fotografía, sin embargo esto no fue nada fácil, los centenares de turistas agolpados en las inmediaciones buscando el mejor ángulo hacían complicado encontrar un buen sitio. A manera de recomendación en este y otros sitios turísticos con gran afluencia de personas, es importante no dar oportunidad a los amigos de lo ajeno.

Arco del triunfo Arco del Triunfo

Place Charles de Gaulle, es en esta plaza en donde se ubica el Arco del Triunfo y es en dónde finaliza la Avenida de los Campos Elíseos. También sería nuestra penúltima estación, porque desde este punto comenzamos a caminar con dirección de la Torre Eiffel. El trayecto no fue muy largo, sin embargo ya el cansancio comenzaba a hacer mella, aunque no disminuía las ganas de visitar el símbolo por excelencia de la ciudad de la Luz, la Torre Eiffel.

Nuestro trayecto involuntariamente nos condujo en primer lugar al Trocadero o plaza del Trocadero como se conoce este lugar. Allí se ubica el Palacio de Chaillot que da sede entre otras instituciones culturales el Teatro Nacional de Chaillot, la Ciudad de la Arquitectura y del Patrimonio, el Museo Nacional de la Marina, el Museo del Hombre, etc, etc.

DSC_0187

El Palacio Chaillot fue construido en 1937 con motivo de la Exposición Universal, y es una edificación compuesta por dos alas dobladas y una plazoleta central llamada explanada del Trocadero, que da paso a unos bellos y verdes jardines.

Desde este punto se puede gozar de unas privilegiadas vistas de la Torre Eiffel y fue el punto perfecto para tener el primer contacto con la gigante estructura de hierro que tanto horrorizó y disgustó a los parisinos cuando el Francés Gustave Eiffel construyó la hoy afamada Torre en el año 1889 con motivo de la Exposición Universal.

La vista desde allí es espectacular, o bueno, para mí lo fue, nunca había estado en París y  las escasas horas que llevaba allí me había cautivado de una manera tal que ni hambre tenía y hay que tener en cuenta que pocas cosas me gustan mas que comer.
En la explanada del Trocadero encuentras músicos de todo tipo, hombres tocando blues, música de la Cordillera de los Andes, acordeoneros y los incansables vendedores de fotos instantáneas, y aquellos coloridos y a veces molestos juegos de luces que tiran al aire y caen dando vueltas, pero todo esto pasa a un segundo plano para los turistas que acudimos a este lugar a disfrutar de la majestuosidad del paisaje.

Bajando hacia los Jardines del Trocadero, justo desde la esplanada, encontramos una pequeña pista de patinaje en hielo y justo alrededor del estanque y las fuentes un mercadillo navideño bastante llamativo por sus casitas de madera… lamentablemente ya lo estaban cerrando y decidimos no detenernos en él y atravesar la carretera que cruza el Sena y posarnos bajo la Torre Eiffel.

DSC_0210 DSC_0212

Bajo la Torre Eiffel es el lugar donde se puede apreciar lo colosal y magnifico que fue el trabajo de Eiffel, sin lugar a dudas una de las maravillas arquitectónicas de la humanidad.

Después de hacer unas fotos caminamos por el Parc du Champs de Mars o Campo de Marte y desde allí tomamos  la última foto de la noche. A partir de ahí, buscamos nuestra cena de nochebuena que fue un suculento Kebab que pedimos para llevar y comimos en la habitación del hotel.

Así culminó nuestra nochebuena, con mas de 12 kilómetros caminados y muchas experiencias por contar. Ahora a dormir, que mañana nos espera Mickey Mouse y el mágico mundo de Disney.

Continua leyendo nuestra visita a Disney.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.