Navidad en Eurodisney

Pasar la navidad en París y no visitar Eurodisney es casi un pecado. Así que aprovechando que el 25 de diciembre todo estaría cerrado, pasamos el día de navidad en compañía de Mickey Mouse, Donald y familia.

Navidad en Disney… ¡seguro que es carísimo! 

Pues probablemente sí, si vas a tiro hecho y contratas un paquete con hotel, vuelos, comidas y demás complementos. Pero hay otras formas de visitar eurodisney en navidad sin gastar demasiado.

En nuestro caso, nos alojamos en París, fuimos hasta allí en trasporte público y compramos las entradas por nuestra cuenta.

Comprar entradas para Disneyland París

Lo único que nos hizo dudar sobre si visitar o no el parque de eurodisney fue el precio de las entradas. Nos incrementaba el presupuesto en más de 120 euros y teniendo en cuenta que se trataba de un viaje low cost, era demasiado.

Así que decidimos arriesgar hasta el último momento y tomar allí la decisión. Al final, el mismo día de nochebuena mientras paseábamos por París entramos a la FNAC y allí conseguimos un par de entradas a 43 euros cada una.

Fue una auténtica suerte, era una oferta especial para residentes que permitía entrar a los dos parques. Y gastamos mucho menos de lo que habíamos visto con anterioridad.

Nos salió bien la jugada, pero si vas a París con la idea fija de visitar el parque no te la juegues. Una amiga acudió después que nosotros y no había ninguna oferta disponible ¡lástima! En la web de Disney a veces también sacan buenos precios.

A Eurodisney desde el hotel en París

Dejamos el hotel y tomamos el tren hacia Marnè la Vallèe Chessy, que es donde se encuentra Disneyland París. Es fácil llegar hasta allí ya que está muy bien indicado y la mayoría de la gente va al mismo sitio. El precio, 18 euros ida y vuelta por persona.

Nos sorprendió ver la cantidad de gente que entra sin pagar y a nadie parece importarle, especialmente al regreso que había una fila enorme de gente esperando en taquilla para sacar el ticket… ¡se abrió la puerta y todos pasaron sin pagar!

Los parques

Hay dos parques temáticos: Disneyland Park y Walt Disney Studios Park. Teníamos entrada para los dos parques, y como vimos que había menos gente en el de Walt Disney Studios Park, por ahí decidimos comenzar.

Y allí estaba Mickey Mouse bajando de una limusina, fue entonces cuando Óscar, que hasta entonces consideraba esta visita algo infantil, comenzó a disfrutar del día.

En realidad, la visita a Disney es para todas las edades. Lógicamente los niños lo disfrutan especialmente pero os podemos asegurar que cualquiera que haya crecido viendo dibujos animados reavivará sus recuerdos durante la visita.

Walt Disney Studios Park

En Walt Disney Studios Park visitamos platós de grabación donde recreaban escenas de famosas películas como Armagedon, así como recreaciones de famosas escenas de películas infantiles y efectos especiales, desde explosiones hasta inundaciones.

Toda una aventura que cada cual tiene que vivir por su propia cuenta. Lo malo, las filas larguísimas para subir a algunas atracciones, aunque te indica tiempo de espera aproximado. Subimos a algunas atracciones sin excesiva fila.

Disneyland Park

Este fue el que más nos gustó. El ambiente navideño ayudó muchísimo, fue como transportarse a uno de los cuentos de Disney, para quién disfrute de la navidad, en el sentido de la decoración navideña y el ambiente invernal, será una experiencia irrepetible.

El parque se divide en cinco zonas: Main Street, Fantasyland, Adventureland, Frontierland y Discoveryland, cada  uno con una temática diferente sobre Disney.

El castillo de la Bella Durmiente al fondo de la calle principal es el escenario de los fuegos artificiales que indican el fin de la jornada.

Por el camino nos encontramos con Goofy ¡solicitadísimo para hacerse una foto!

Feliz, feliz No Cumpleaños

Si disfrutaste con la película de Alicia en el país de las maravillas, el laberinto es una parada obligatoria: el gato, el sombrerero loco, el conejo, la reina de corazones…. ¡qué le corteeen la cabeza! todos están allí para sorprenderte en tu Feliz No Cumpleaños.

Dentro de los parques hay muchas tiendas y restaurantes. Puedes comer una pizza de Mickey Mouse, disfrazarte de cualquiera de los personajes y llenar la maleta de recuerdos con cada uno de los personajes Disney ¡una auténtica locura!

Y al caer la noche la música navideña y la nieve artificial dejan paso al desfile fin de fiesta. Más vale coger un buen sitio para poder disfrutar al máximo de todas las carrozas y personajes ¡espectacular!

¿Vale la pena pasar el día de navidad en Eurodisney?

Sí, sí y sí, sin duda alguna. Ha sido un día mágico e inolvidable, totalmente recomendable para mayores y pequeños, niños y no tan niños, porque todos disfrutarán a su manera. Nosotros regresaremos y ahora siendo tres disfrutaremos todavía más si cabe.

¡Hasta pronto, Disneyland!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.