Una semana en Pueblo Inglés

¡Necesito mejorar mi inglés! ¿Cuántas veces te lo has dicho? Seguro que las mismas que yo, pero esta vez se acabó ¡me voy 8 días a Cazorla!

Ahora estarás pensando que a qué voy a Cazorla si lo que quiero es aprender inglés… pues tienes razón. O no. Porque en Cazorla puedes realizar una inmersión lingüística sin cruzar los pirineos.

¡Y te aseguro que la experiencia vale la pena!

¿Cúal es la idea?

Pues juntar a 20 españoles con 20 angloparlantes nativos en un hotel medianamente aislado. Durante toda una semana hay una norma que se debe cumplir a rajatabla: sólo se habla en inglés. El resultado son más de cien horas hablando sin parar… ¡y funciona!

English on the road!

La inmersión lingüística comienza desde el mismo momento en que subes al autobús, primera norma: hay que sentarse formando parejas mixtas, anglo y español. Así pasé las primeras horas de viaje acompañada de una americana que participaba en el programa junto a su marido.

Vale, confieso que yo antes de ir también pensé qué clase de gente me encontraría allí. Y sobre todo, cuales serían realmente sus motivaciones para encerrarse en un hotel durante una semana con 20 españoles.

No son profesores de inglés sino gente de lo más variado: amas de casa, ingenieros, jubilados, parejas viajando por el mundo, intérpretes, maestros de escuela… ¡de todo!

Cada uno de ellos se compromete a compartir su tiempo y conversación con los españoles a cambio de una semana de alojamiento gratuito en el hotel, con pensión completa y transporte hasta el mismo.

¿Cuál es el método?

Durante el programa no esperes las clases de inglés a las que estamos acostumbrados, se trata de hablar, hablar y hablar.

La conversación fluye de un tema a otro, imagina juntarte en una mesa con gente de todos los rincones del mundo ¡surgen temas interesantísimos! Muchos de ellos aprovechan las vacaciones para venir al programa o lo toman como una etapa de su viaje por Europa.

Durante mi estancia coincidí con gente de diferentes puntos de Inglaterra, Estados Unidos, Australia, Sudáfrica, Alaska, Canadá, India… gente de diferentes edades y culturas, con muchas historias que contar sobre su vida, viajes y experiencias y también con ganas de saber cosas sobre ti.

Una vez allí, ¿qué hacemos?

Son 8 días muy intensos. A las 9 de la mañana ya estás listo para el desayuno (por cierto, buenísimo) y comienza el intensivo de inglés: en cada mesa, dos anglos y dos españoles. De esta forma, la conversación está asegurada desde primera hora de la mañana hasta la noche.

Ya hemos desayunado, así que vamos a la pizarra de la recepción para elegir el menú del día siguiente y tomar nota de tu primera actividad ¿con quién te habrá tocado hoy?

Comienza una de las actividades estrella del programa: One to One. 50 minutos conversando con un anglo sobre diferentes temas. Los primeros días uno habla de sí mismo, a qué se dedica, su ciudad… pero también nos centramos en idioms y phrasal verbs.

Durante la mañana tienes por lo menos 3 sesiones, que te aseguran 3 horas completas de conversación en inglés con 3 nativos de diferentes procedencias: perfecto para hacer oído.

Además, sesiones telefónicas, presentaciones de trabajo, conferencias telefónicas simulando reuniones de empresa… situaciones reales en las que tendrás que expresarte, sí o sí, en inglés.

¡Es hora de comer!

Durante la comida seguimos con el sistema de mesas, equilibrio entre 2 angloparlantes y dos españoles. La conversación continua y después, una hora y medida de descanso. Puedes hacer lo que quieras durante este tiempo: pasear, dormir, seguir conversando.

A las 5 volvemos al ataque

Hora de las actividades de grupo. Cada día una cosa diferente: juegos, bailes, canciones o cualquier cosa dirigida por el maestro de ceremonias. A las 7, otro One to Ona y luego al teatro ¡tiempo de los anglos para demostrar sus habilidades artísticas!

A las 9 cenamos y después actividades voluntarias: fiesta en la discoteca, noche de trivial, queimada, lo que surja. Pero la verdad es que a las once estás tan cansado, que lo que te apetece es irte a la cama.

Vamos a conocer el pueblo

Uno de los días, a mitad del programa, se hace una excursión al pueblo. Por culpa de la lluvia nosotros casi no salimos, incluso nos nevó un día. Es una buena idea porque desconectas de la rutina de estos días sin dejar de practicar inglés.

Mi opinión sobre el programa

Hablar durante tantas horas me resultó agotador. En ocasiones, quería escaparme cinco minutos para estar en silencio, pero la verdad es que me pasó rapidísimo y cuando me di cuenta, ya estaba en el autobús de vuelta a casa ¡los días habían pasado volando!

Afortunadamente la estructura del programa hace que se aproveche cada minuto y esto se traduce en resultados. Es cierto que nadie te quita los nervios ante tu primera presentación en inglés o ante una propuesta de negocios a un australiano que quiere tus servicios como experto enólogo ¡y tú no sabes qué decir!

Pero lo que importa, al final, es que has roto la barrera de la vergüenza por expresarte en otro idioma y a partir de ahora, serás capaz de enfrentarte a lo que venga.

El entorno

El programa se ofrece en diferentes puntos de España. Yo elegí la sierra de Cazorla y el Hotel Coto del Valle, ya que me pareció un buen entorno para las fechas de mi estancia. Y no me equivoqué, encontré paisajes preciosos.

Sí, yo también me preguntaba si el personal del hotel no rompería con la regla del programa: no hablar español. Pero os confirmo que lo hacen, y hablen o no inglés jamás se dirigen a ti en español para respetar la inmersión lingüística.

Entonces, ¿es recomendable?

Mi gran afición es viajar y eso no lo cambio por nada, pero he de reconocer que todos mis temores y dudas sobre la conveniencia o no de este tipo de programas se han disipado.

Una semana hablando más de 15 horas al día en inglés me ha venido muy bien. Además de mejorar mi comprensión de la lengua me ha generado la confianza que me faltaba a la hora de expresarme en inglés.

No es frecuente que uno pueda escuchar tantos acentos diferentes a lo largo del día, ni tan siquiera tener la oportunidad de hablar con un nativo tantas horas seguidas ni siquiera estando en un país de habla inglesa. De hecho, creo que he hablado más inglés en esta semana que durante mis últimos 4 meses viviendo en Malta.

Por eso mi recomendación para todos aquellos que me preguntan si vale o no la pena ir, es ¡adelante! tu nivel de idioma mejorará, harás nuevos amigos y volverás cargado de recuerdos, ¿qué más se puede pedir?

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Elisabeth dice:

    Desearía información y precio del curso inglés

  2. Vicente dice:

    Es una gran idea para aprender inglés. Ahora junto con aplicaciones para el teléfono, las páginas para ver series online, etc., la cosa se simplifica mucho más, pero lo mejor son siempre estas experiencias!

  3. Lola Alemany dice:

    Gracias por el post. Había oído hablar de este tipo de inmersiones lingüísticas y creo que son una opción muy interesante para refrescar el inglés, que siempre viene bien.

    Una estancia así ¿se dispara mucho de precio? ¿está al alcance de gente sin muchos recursos? Me gustaría saber sobre cuánto te puedes gastar.

    • Eva - El mundo a la vuelta dice:

      Hola Lola, muchas gracias por tu visita y por tu comentario. Si te fijas, al final del post hay un enlace a la web de la empresa que organiza el programa y ahí puedes obtener información completa sobre el programa y los precios. Un saludo!

  4. Eva dice:

    Quién sabe Betty, igual pronto se organiza algo similar por tu tierra! ;)

  5. Betty dice:

    Que buena experiencia!!! cómo me encantaría tenerla, porque me sería muy útil en los viajes, es una pena que esté tan lejos…

    Besos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.